Catálogo
Español

Emanuele Luzzati

 

Luzzati con uno de los personajes creados por él. Frecuente en su obra la elección de utilizar personajes y elementos escenográficos bidimensionales, que aluden al mundo figurativo de la infancia, retomados a menudo en los montajes para el público adulto.Luzzati creció en una familia genovesa de religión hebrea, aunque sustancialmente seglar, como él mismo recuerda: «[Fue] hebraísmo a la italiana, muy a la italiana, muy al agua de rosas.»Andrea Mancini, Mi escena es un bosque, pág. 53. En todo caso, la influencia del mundo hebreo sobre su formación artística es innegable, incluso habiendo sacado Luzzati, más que nada, cuánto encontrara de más congenial. «En cada cultura hay muchos lados, quizás yo he tomado aquel más alegre.»Op. cit., ibidem.
Ver todos
Los tres gordinflónes, de Jurij Karlovič Oleša, producción del 1978 del Teatro della Tosse.El inolvidable Signor Bonaventura, uno de los personajes más queridos del Corriere dei Piccoli, histórica publicación compañera de lecturas de al menos tres generaciones de niños italianos, es lo primero entre las referencias de la obra de Luzzati. «Si buscas un papá para mi historia, lo encuentras en otra historia, es decir en Bonaventura de Sergio Tofano [ ... ] también ha sido muy importante a nivel escenográfico [ ... ] porque fue modernísimo [ ... ] no fue influenciado por las modas en la construcción de las escenas y en el vestuario. Pienso que era una influencia para el futurismo. El elemento modernidad estuvo sintetizado en su escena, con vestuarios bellísimos, sobre todo porque fueron muy simples [ ... ] más que en la escena lo siento padre de mis ilustraciones, [ ... ] ha sido importante creador tanto de imágenes, como de ilustraciones, de rimas, este tipo de personaje [Bonaventura] no existió antes.»Op. cit., páginas 43 y 47.
Escena del espectáculo teatral Ubu encadenado, producción del 1995.
En el 1938 interrumpe los estudios a causa de las leyes raciales y decide dedicarse al dibujo.En el 1940 los padres, evacuados en los Langhe, lo mandan a Lausana, al École des beaux arts e des arts appliqueès, dónde completa la misma formación académica. En Suiza encuentra a otros refugiados con los que preparará el primer espectáculo teatral. Algunos de ellos tienen nombres que serán ilustres en el ámbito de la dirección teatral: Alessandro Fersen, Aldo Trionfo, Guido Lopez. La posguerra lo encuentra viajando por Italia para hacer ver sus dibujos, en busca de trabajo. «En algun momento fui a ver a Nicola Benois, a Milán. El me dijo que le faltaba el vestuario para El caballero de la rosa, yo le hice los bocetos y le quedaron bien: la primera cosa que hice en Italia fue un espectáculo para el Teatro alla Scala. Naturalmente entonces yo no le dí importancia, me pareció un sitio de viejos.» Op. cit., pág. 53.
La escena final de la película de animación Los Paladines de Francia.En los Años 50 Luzzati alterna la actividad de escenógrafo, que lo hace colaborar en teatro con Vittorio Gassman, Alessandro Fersen, Aldo Trionfo y Franco Enriquez, a la de dibujante de tejidos y decorador de cerámicas. Decora la habitación de los niños sobre el barco TN Andrea Doria y, sucesivamente, en colaboración con los arquitectos Pulitzer y Zoncada, ejecuta numerosas otras realizaciones para grandes barcos. También crea importantes escenografías para el Teatro La Fenice de Venecia y el Teatro alla Scala de Milán. En el 1957 conoce a Giulio Gianini, experto en películas de animación y, después de varias tentativas, produce con él el cortometraje de animación Los Paladines de Francia, que recibe reconocimientos en Bérgamo y Annecy. Trasladará el personaje a un libro ilustrado que Mursia le publica en 1960, realizando así la aspiración inicial que lo empujó a dedicarse al dibujo.
Ilustración del libro para niños La tarantela de Pulcinella. A principio de los Años 60 Luzzati encuentra al escritor Gianni Rodari, con el cual colaborará más veces en proyectos abandonados en los anales de la industria editorial para chicos. Rodari dirá de él: «... el secreto, con los niños y con los chicos, no es de maquillarse de niño, es ser un adulto que sepa conservar y usar la fantasía, de manera que se pueda mover en el terreno que generalmente están excluidos para la relación entre niños y adultos. Este secreto Lele [Emanuele] lo posee espontáneamente. [ ... ] Siempre he envidiado cordialmente la espontaneidad con la que Lele adopta tantos lenguajes diferentes: las palabras, las imágenes, el teatro, el cine, la cerámica, los títeres. Es como si uno no tuviera una lengua madre, pero si tres, cuatro.»Op. cit., páginas 35 y 38.
El teatrito de marionetas de Bruno Cereseto, con la escenografía y los títeres dibujados por Luzzati.En el 1963 es llamado al Glyndebourne Festival Opera dónde realiza las escenas de La flauta mágica, iniciando un década de frecuentes colaboraciones con muchos teatros ingleses que seguirá permaneciendo durante largo tiempo en Inglaterra. Numerosos también son los trabajos para el teatro de prosa, como la innovadora edición de Tambores en la noche de Bertolt Brecht con la dirección de Aldo Trionfo a El rinoceronte de Eugène Ionesco y La fierecilla domada con la Compagnia dei Quattro. En el 1964, el nuevo cortometraje de animación producido con Gianini, La urraca ladrona, recibe, entre los numerosos premios, también una nominación al Óscar. En el 1968, con Ubú rey de Alfred Jarry, inicia la larga unión con el director Tonino Conte. En el 1973 el cortometraje de animación Polichinela consigue una segunda nominación al Óscar. Luzzati y Gianini son nombrados miembros de la Academy.
A izquierda: manifiesto del Teatro della Tosse para Los tres narigudos. En el 1976, junto a Tonino Conte, Aldo Trionfo, Rita Cirio y Giannino Galloni, fundan a la compañía teatral del Teatro della Tosse, que toma el nombre de su primera sede, un teatrino de cien localidades que se encuentra a lo largo de la Salita della Tosse (Subida de la Tos), una vieja calle de Génova.El primer espectáculo, dirigido por Conte con la escena y el vestuario de Luzzati, es la reanudación de Ubú rey de Alfred Jarry, que renueva el gran éxito del 1968 y se convierte en un poco el cartel artístico de la compañía, Ubu rey sentado sobre la ''T'' también es adoptado como símbolo del Teatro della Tosse (a lado). El intento de la compañía es para la realización de producciones propias, según una poética no atada a vanguardias ni al teatro oficial, y que quiere ser en cambio liberal en la elección de los recorridos artísticos y los textos adoptados, con el objetivo de conjugar diversión y ahondamiento cultural.
La escenografía y aún más la ilustración italiana del Novecientos ven en Emanuele Luzzati (Génova 1921-2007), uno de los autores que más las han influenciado.
En Luzzati, la creación de la escena utiliza casi exclusivamente materiales tradicionales empleados de un modo convencional.
Los juegos de luz y las transparencias no tienen una importancia primaria, que es dejada en cambio intencionadamente a la composición de los tejidos, plataformas, pasajes y trampas que subrayan con su aparente precariedad un sentido de lo efímero que invade y caracteriza la puesta en escena.
La ilusión fantástica se manifiesta en cambio, con modalidades incomparables, sobre los fondos y sobre los telones pintados con la inconfundible señal gráfica pictórica que se convierte en el motivo conductor de todos sus espectáculos.
Las citas y muchos de las fotografías aquí expuestas están en su libro La mia scena è un bosco (Mi escena es un bosque), (Titivillus Ediciones, 2003), que recoge una articulada entrevista de Andrea Mancini donde Luzzati recorre su vida artística y privada.

Materiales utilizados en esta producción

Teatro Carlo Felice, ''El elixir de amor''

Ópera lírica

Teatro Carlo Felice, ''La flauta mágica''

Ópera lírica