Catálogo
Español

Teatro alla Scala, ''Teneke''

Milán

El contraste entre el agua de los arrozales, que Arnaldo Pomodoro ha estilizado con el sullo espejo TST - Silviastar, y el atormentado enredo de líneas que los laboratorios escenográficos del Teatro Alla Scala han modelado consolidando las superficies con abundancia de GGI - Siria.Fabio Vacchi ha llevado ocasión del cuento Teneke que el escritor turco de origen kurdo Yashar Kemal (Hemite, Turchia, 1922) escribió en el 1955.Vacchi, en línea con las intenciones declaradas desde el principio del justo recorrido musical, las de escribir música para quién no escucha música contemporánea, desfondando las barreras que limitan el usufructo del círculo de los adeptos, ha añadido intervenciones electrónicas a la partitura que han devuelto aún más envolvente la atmósfera creada de solista, gran coro y gran orquesta.
Ver todos
La escena, constituida por un gran plano inclinado recubierto primero de una elaboradísima creación y después por el suelo TST - Silviastar plata, recuerda el contraste entre las superficies perfectamente lisas y las repeticiones de segmentos y complejos engranajes que caracterizan las series de los sólidos euclidianos, esferas, conos, etcétera) a los que Pomodoro ha dedicado parte su producción desde finales de los años 60.Procediendo hacia las tinieblas del horizonte, el plano inclinado se parte en cinco peldaños, como terrazas que permiten el acceso y el paso de los actores.Los peldaños son revestidos con el suelo specchiante pero de modo aséptico, y mesurado rudamente, en paneles arrugados, de modo que representan el reflejo de los arrozales sin poesía, casi con dureza.
En la escena dominada por los reflejos nocturnos sobre el suelo TST - Silviastar, un guardia corrupto abre un dique haciendo verter el agua en los campos, mientras la parte baja de la escena parece invadida por el barro, hábilmente creada con la yute AJT - Hessian oportunamente trabajada.Tenekecuenta introducción forzada del cultivo del arroz, mucho más rentable que las tradicionales pero portadora de malaria y muerte, que trastornar una comunidad de campesinos de la Anatolia turca.La arrogancia del poder, gracias a tretas y a corrupción, tendrá la mejor resistencia sobre los campesinos, cuyos terrenos serán inundados y cuyas vidas serán invadidas por barro, mosquitos y fiebres malarias.
Evidente y muy interesante, desde un punto de vista escenográfico, el contraste entre materiales toscos y naturales (la yute AJT - Hessian, la tela ATS - Toscana) y materiales artificiales y patinados (el suelo TST - Silviastar), da reflejos a menudo fríos e inquietantes.
La historia se entrelaza con el personal del kaimakam (governador provincial) Fikret Irmaklï, un joven con su primer encargo que no logrará oponerse de ningún modo a la prepotencia de los productores de arroz sin escrúpulos que conseguirán el monopolio del territorio contra los campesinos.El titulo del cuento de Yashar Kemales viene dado por el nombre de los grandes tambores de lata, los teneke, cuyo ruido acompañará con escarnio la salida del joven kaimakam cuando deje el encargo, derrotado por los latifundistas.
Los reflejos de roja luz crepuscular de los arrozales dominan el desaliento de kaimakam y de los campesinos.En esta serie de imágenes a luz nocturna no es visible el gran Fondo retroiluminado de 23,60 m de ancho y 15,80 m de altura que ha sido empleado por la instalación para aparentar la luz diurna del cielo.El fondo ha sido realizado con el film para retro proyecciones RTE - Temporale.
La escena está cubierta de suelo en tela ATS - Toscana natural pintada, mientras la cascada de barro está realizada con yute AJT - Hessian pareciendo bajar de los arrozales.El kaimakam, abajo a la izquierda, y el coro de campesinos.Los personajes y los temas tratados por el cuento de Yashar Kemal están particularmente cercanos a la sensibilidad de Ermanno Olmi, que ha tenido siempre un ojo de respeto para la vida campesina.La colaboración entre el director de El árbol de los zuecos y Arnaldo Pomodoro ya dio resultados de absoluto relieve, en las instalaciones para la lírica, con el Otello del 1997 del Teatro Regio de Turín y con Un ballo in maschera, representado en el 2005 al Opernhaus de Leipzig.
Agua y barro, TST - Silviastar y yute AJT - Hessian.La resignación de los campesinos a su suerte es subrayada por el desenlace que Vacchi confía a la música, en el epílogo un mensaje de inesperada abertura que contrasta la ineluctabilidad del hecho.El mal ha vencido, al gobernar el mundo no son las leyes pero si el poder, no la honestidad pero si la astucia y la ausencia de escrúpulos.La lucha, sin embargo no ha acabado, y no todo está perdido, si la resistencia continua, mañana las cosas podrían ir de otra manera.
Ópera en tres actos
Música
Estreno
Milán, Teatro alla Scala, 22/9/2007

Escenografía,
vestuario
Dirección de escena

Montaje
Temporada
2006/2007

La acción contada por el escritor turco Yaşar Kemal se desarrolla en los Años '50 entre los campesinos del Anatolia, pero la universalidad de la metáfora permitiría la transposición en cualquiera ambientación de nuestros días.

Materiales utilizados en esta producción

AJT - Hessian

Gasas

Arnaldo Pomodoro

Algunos Maestros

ATS - Toscana

Telas

COT - Oscurante Teatro

Paños oscurantes

Fondos retroiluminados

Fondos vinílicos: tipologías

GGI - Siria

Gasas

TST - Silviastar

Suelos para danza

Información sobre procesamiento de datos